Siempre se dice que el camino hacia una oposición es duro y difícil pero tiene una recompensa que merece la pena.

Muchas veces en ese camino existen ganas de abandonarlo todo, y no es más que nuestra propia motivación la que nos hará seguir adelante y luchar por conseguir lo que nos hemos propuesto.

Te damos algunos consejos para que recuperes la motivación y cojas fuerzas para seguir adelante:

  • Evitar personas, lugares y cosas que te transmitan energía negativa: Existen personas que todo lo ven negro y que muchas veces lo único que hacen es ponerte peor. ¡Fuera! Necesitamos gente positiva, que anime, lugares que nos gusten, cosas que nos transmitan energía positiva.
  • Fracasar o cometer errores, una manera de aprender: ¿No has aprobado la oposición? ¡No abandones! Cada error, cada fracaso, es una manera de aprender. Ahora ya sabes cómo enfrentarte al siguiente examen, cuales son tus puntos fuertes y cuales los débiles, solo tienes que reforzar unos y minimizar otros.
  • Disfruta del camino: Muchas veces solo pensamos en el objetivo a conseguir, pero el camino puede llegar a ser muy gratificante. Conocerás gente en tu misma situación, te conocerás a ti mismo… disfruta y aprende del camino.
  • Apóyate en amigos, familia, pareja, etc: No hay que vivirlo todo solos, si estamos desmotivados habla con alguien importante para ti y que te vaya a dar los ánimos necesarios para seguir. Compartir nuestros pensamientos, dudas, miedos… nos ayuda a centrarnos, a responder preguntas y a continuar renovados.
  • Piensa en el futuro y visualízate consiguiéndolo: Visualízate en tu puesto de trabajo con una sonrisa y disfrutando de tu tarea. Eso puede ser un pequeño empujón para darlo todo y poder llegar hasta allí.
  • Prepárate de la manera más necesaria: No comiences algo si no estás totalmente preparado. Si necesitas estudiar o preparar alguna asignatura antes de comenzar el estudio, hazlo. Esto hará que el camino te sea más fácil a la hora de abordarlo.
  • No dejes las cosas para más tarde: Si puedes hacerlo ahora, es el mejor momento para que lo hagas. Seguro que “más tarde” encontrarás otra excusa para dejarlo para todavía más tarde.
  • Divide el trabajo: No quieras abarcarlo todo de primeras, divide en temas, módulos… así te será más sencillo aprender y repasar.
  • Date tiempo: Una oposición no es algo que se consiga de la noche a la mañana. Si no puedes con todo en el tiempo que se has fijado, date más tiempo. Cada persona es un mundo.
  • Registra lo que haces: Dejarte escrito lo que has hecho y aprendido es una buena forma de motivarse. Cuando te preguntes ¿qué hago aquí? ¿qué he aprendido hasta ahora? Mira ese diario o agenda.
  • Hazlo público: Muchas veces cuando hacemos algo público tenemos mayor compromiso para acabarlo. Créate un instagram, un twitter o simplemente comunícalo a amigos y familia. Así además de contarlo podrás hablar con alguien cuando estés desmotivado.
  • Hazlo divertido: Sabes que a veces la Constitución no es muy divertida…pero hay mil maneras de aprender las cosas. Hazlo de la manera que te sea más amena y te será más fácil retener conceptos.
  • Tómate un descanso: Siempre es necesario descansar la mente. Además de pequeños descansos entre el estudio, recomendamos salir un rato, dejar un día a la semana simplemente para descansar o cualquier cosa que te sirva para desconectar.

Estos son algunos trucos para conseguir motivación cuando nos hemos estancado, pero estamos seguros de que existen mucho más, ¿cuál es el tuyo?