¡TÉCNICAS PARA PREPARAR Y SUPERAR TUS OPOSICIONES!

La gente que tiene éxito en sus oposiciones hace 4 cosas muy bien.

  • eligen bien su oposición.
  • hacen una planificación muy buena de su estudio.
  • conocen y APLICAN estrategias de preparación de exámenes y técnicas de estudio que les permiten hacer más con menos esfuerzo.
  •  se entregan al 100% en poner en práctica estas estrategias.

 

1: Elige bien tu oposición 

Ten cuidado con lo que deseas porque se puede hacer realidad.

Es importante elegir bien qué oposición estudiar y en que quieres trabajar “para toda la vida”.

Necesitas responder a lo siguiente:

  • Qué el trabajo para el que oposites te guste. Tampoco tiene que ser la pasión de tu vida, pero estar “siempre” haciendo algo que no te gusta…
  • Que se adecue a tu titulación. Hay diferentes tipos de oposiciones y opciones de empleo público teniendo en cuenta tu nivel de estudios:
    • GRUPO A: Es necesario una titulación universitaria. Está dividido en:
      • A1: Licenciatura. Son oposiciones para licenciados
      • A2: Diplomatura.
    • BRUPO B: Es necesario una titulación de técnico superior.
    • GRUPO C:
      • C1: Oposiciones con título de bachillerato o técnico
      • C2: Oposiciones con título de graduado en educación secundaria obligatoria

(Tienes más info sobre empleo público en la Secretaría del estado de administraciones públicas)

  • Qué la competencia sea asumible. Cuanto más alto el grupo de la oposición mayor dificultad y menos competencia.
  • El lugar geográfico dónde quieres trabajar.
  • Posibilidades de sumar puntos en la fase de concurso.
  • El número de plazas.
  • El tiempo invertido en preparar la oposición

2: Conoce los procesos selectivos para no perder tu tiempo

Vete a por lo que te haga ganar más puntos en el proceso selectivo de tu oposición.

Existen 3 tipos de procesos selectivos:

Los vemos con más detalle:

  • Oposición: Es el examen o exámenes que vas a realizar. De la nota de ese examen o de la media de los diferentes exámenes depende tu plaza.
  • Concurso: Aquí van a tener en cuenta tus méritos para la plaza que pueden ser dependiendo del tipo de puesto:
    • Experiencia laboral en puestos similares
    • Cursos y formación relativa al puesto que se oferta
    • Idiomas
    • Otros méritos

En las bases del concurso vendrán especificados los puntos asignados a cada mérito.

  • Concurso – Oposición: Es la combinación de ambos y es lo más común.

Lee las bases de tu convocatoria y vete directamente a preparar aquellos elementos que sumen puntos y que sean más fáciles de conseguir.

3: Evita perder la plaza por errores fatales.

Tener información fiable y clara de lo que vas a preparar ha de ser tu prioridad número uno para poder planificar bien tu estudio.

  • Lee la convocatoria en su totalidad y enterándote de todo. Has de conocer bien:
    • Todas sus partes
    • Trámites burocráticos: rellenar bien la instancia de la oposición, paga las tasas en plazo indicado y haz al pie de la letra todo lo que se exige en ella.
    • Tipo de examen, si es de desarrollo, test, oral, casos prácticos etc.
    • Cómo puntúa

4: Olvídate del 60% de tu agobio y estrés con una buena planificación.

Una buena planificación de nuestro tiempo de estudio reduce tu nivel de incertidumbre que es una fuente muy importante de estrés. Además te ayudará a establecer objetivos y conseguirlos a utilizar tu tiempo de manera más eficiente y a aumentar tus posibilidades de aprobar.

A continuación te cuento cómo hacer una buena planificación en 3 pasos:

  1. Calcular el tiempo necesario de estudio
  2. Calcular tu tiempo disponible REAL (El que realmente tienes y NO el que te gustaría tener)
  3. Establecer objetivos distribuyendo la carga de trabajo

– Calcula el tiempo necesario de estudio de tu oposición en estos 4 pasos:

  • Paso 1: Si sabes ya la fecha de la convocatoria calcula los meses, y semanas que te quedan para el examen. Si todavía no ha salido una fecha de convocatoria y sabes que va a salir una, haz una estimación poniéndote en el peor de los casos con el menor tiempo posible.
  • Paso 2: Calcula el tiempo de estudio por cada tema si son temas de la misma dificultad y tamaño o calcula el tiempo de estudio de 10 páginas de un tema estándar para poder tener una referencia si tus temas varían en longitud y dificultad.
  • Paso 3: Estima el tiempo en horas necesario para estudiar todo el temario teniendo en cuanta la información del paso anterior.
  • Paso 4: Distribuye el número de horas del paso anterior entre el número de semanas que dispones para estudiar.

– Evita la pérdida de meses de estudio calculando tu TDR (Tiempo Disponible REAL) para estudiar.

SI no sabemos si disponemos de tiempo REAL para estudiar es una locura comenzar a preparar una oposición.

En nuestro ejemplo necesitamos 12 horas a la semana para estudiar y necesitamos comprobar si realmente tenemos ese tiempo disponible.

Para saber de cuánto tiempo REAL dispones puedes seguir los siguientes puntos:

  • Analiza tu tiempo de una semana completa hora por hora, de lunes a domingo y de 6 de la mañana hasta la hora que te acuestes. Puedes hacerlo en una tabla como esta escribiendo en cada hueco lo que haces en tu día a día.

– Establece Objetivos distribuyendo tu carga de trabajo.

Asígnate objetivos de estudios semanales y mensuales.

5: Mejora tu rendimiento analizando tus resultados

Si no evaluamos cómo va nuestra progresión semanal tampoco podemos saber si estamos mejorando ni saber que debemos cambiar para continuar el estudio de nuestra oposición.

Por lo tanto analiza semanalmente si has cumplido tus objetivos.

Utiliza las siguientes preguntas de PODER que dirigen tu atención a la acción:

  • Qué ha fallado?
  • ¿Qué tendrías que cambiar para que no vuelva ocurrir?
  • ¿Qué puedes mejorar?
  • ¿Qué cambios puedes introducir en tu sistema de estudio para mejorar todavía más?
  • ¿Cómo puedes introducir esos cambios?

Olvida la autocompasión y machacarte por no cumplir tus objetivos. Eso no te va a ayudar a conseguir tu plaza. Analiza por qué ha ocurrido y emprende acciones para que no vuelva a pasar.

6: Reduce tu estrés, carga de trabajo y desconcentración preparando un buen material de estudio.

Tu material de estudio son tus herramientas de trabajo.

Unas buenas herramientas mejoran la calidad de nuestro trabajo ayudándonos a ser más productivos y eficaces.

Puedes seguir los siguientes puntos para tener listo tu material:

  • Haz inventario de lo que vas a necesitar: apuntes , libros, rotuladores, botellín de agua etc.
  • Apuntes ordenados por temas y atados con clips
  • Material de consulta disponible al momento. Si vas a necesitar un ordenador, tablet, diccionarios etc. estate seguro de que lo tienes disponible al momento sin tener que levantarte de la mesa.

7: Aprende a mantenerte motivado y continuar estudiando en momentos de bajón (que seguro vendrán)

Estar motivado y con ganas de seguir adelante es un factor crítico para sacar la plaza.

Mucha gente que abandona podría sacar su plaza si siguiesen peleando.

Saber cómo afectar a nuestra propia motivación es algo que muy poca gente sabe hacer y que puede cambiarlo todo.

Los pasos para hacerlo se centran en los 3 puntos clave siguientes:

  • Visualiza resultados positivos.
    Centrarnos en el beneficio de nuestro estudio y pensar en ello nos puede dar un empujón hacia adelante.
  • Visualiza las consecuencias de no emprender acciones.
    Aquí fijamos la atención para apalancarnos en el miedo a perder algo y que nos mueva a la acción.
  • Visualiza tu objetivo conseguido.
    Visualizar nuestro objetivo conseguido nos hace fijar la atención en la meta en vez de en las dificultades del camino.

8: Programa tus descansos

Si no estableces un programa de descansos unido a tu planificación de estudio estás asentando las bases para quemarte.

Necesitas mantener tu motivación y los descansos del estudio son necesarios para ello.

Puedes planificar tus descansos:

  • Día a día, si dedicas por ejemplo 3 horas al estudiar no lo hagas de seguido. Dedica algún tiempo a descansar y recuperar la concentración
  • Descansos semanales, si estás dedicado en tiempo y alma a tu oposición tal vez sea buena idea dedicar los fines de semana a descansar o dedicar al menos un día a ello.
  • Algún descanso mensual como premio si has cumplido los objetivos de tu planificación también es una buena idea.